domingo, 31 de agosto de 2014

20140829 Corre, corre!, qué están de fiestas en Gálvez!!!

Todos los años los Migueles nos invitan a las fiestas de su pueblo y este año pudimos ir casi en bandada.

Ya estaban allí los anfitriones con Alberto. Nos acercamos el Viernes Pedro, Esteban, Paco y éste que os lo cuenta con todas nuestras señoras. El Sábado vendrían Tomás, Manuel y Víctor.

Salimos el viernes tarde, con prisas y ruido, mucho ruido. Menos mal que Hermes me dejó un motor porque el mío lo convertimos en un momento en falla valenciana al conectar mal dos cablecitos de nada, jajaja. Bueno, no fue para tanto, ni siquiera tuvimos que usar los extintores...

Llegamos a Gálvez a eso de las ocho de la tarde, después de haber hecho escala en Orgáz para dejar trastos en el Atochal, casa rural con todo lujo de comodidades para el relajo mental y físico, que preside el campo de vuelo de Airwind (Sonseca), donde pasaríamos la noche para escapar del frenesí festivo del pueblo de los Migueles.

A esa hora estaban sobrevolando los tejados del pueblo Alberto y los migueles, que nos guiaron desde el cielo al campo de vuelo y bajaron para saludarnos y darnos la bienvenida, después todos al aire de nuevo con la sorpresa de que Paloma se animó a volar con Alberto. Quedó tan emocionada que ya vemos a Esteban comprando un biplaza!

Lo que hace falta es que se enganche y que por fin podamos decir que tenemos una pilota en Sureste Paramotor. Ánimo Paloma, tú puedes!!!

Recogimos todos los cacharros y los Migueles nos llevaron a su guarida. Una enorme, preciosa y muy antigua casa manchega, con su patio, su pozo, sus cuadras, pajar y enorme sobrao con techo de cañas para curar jamones y otras viandas que generosamente ofrecen los afamados gorrinos de la zona.

Salimos a conocer el ambiente festivo y a cenar. Nos recogimos lo pronto que pudimos, pero eran ya las dos de la mañana cuando tratábamos de conciliar el sueño.

Al día siguiente madrugamos y pasadas las siete ya estábamos desayunando. A y media ya nos estaban llamando Manuel y Víctor. Comenzamos a preparar los cacharros voladores cuando llegó también José Ramón con su hijo para hacer un tandem a pie. Querían probar una Cargo de 39m2.

La idea era volar por la cuerda de los montes de Toledo hasta llegar a Gálvez, donde estarían volando los Migueles y Tomás. Al final, como siempre, cada uno por su lado.

Salió Esteban y me fui detrás de él. Paco que nos seguía terminó persiguiendo a otros, por error, y acabó sobrevolando un pantano de la zona. Manuel tuvo parada de motor y le tocó hacer deporte, de porteador de todos los trastos...

Víctor voló por la zona.

En Gálvez, por unas cosas u otras no voló nadie.

Yo que iba sin radio, gps, casco, paracaídas ni nada... pensé que habíamos llegado a Gálvez pero era incapaz de reconocer nada. Total, que como Esteban no me hacía ni caso y llevábamos ya una hora de vuelo y no sabía si tenía combustible para la vuelta, hice gestos a Esteban para decirle que daba la vuelta. (Me había dado la vuelta en Ventas con Peña Aguilera)

Al llegar al campo de vuelo de Airwind vi como aterrizaba Víctor y ya llegaba Paco. Todos abajo me dijeron que Esteban y Pedro habían aterrizado en Gálvez y que estaban volviendo por aire.

Cerca de las once de la mañana llegaron los dos subidos en un tiovivo, aterrizaron sin problemas. Recogimos los trastos y lo de siempre!, charlas, cuentos y batallas. Pero esta vez con piscinas, jacuzzis y masajes.

Después, a comer!. Nos pusieron unos platos tan ricos como bonitos. Luego: siestas, más charlas, cuentos y batallas y allá por las ocho menos algo, vuelta para Madrid.

Pues eso!, que nos vemos en la siguiente...
Pequeño video con parte de lo vivido.


lunes, 25 de agosto de 2014

20140823 Primer vuelo de Munir

Llevaba ya tiempo Munir para hacer su primer vuelo en Magán, Toledo. Y como lo prometido es deuda, este fin de semana hicimos una excursión, nunca mejor dicho, a esa bonita escuela.

Quedamos a las cinco en la Repsol de la salida a Campo Real de la A3. Paco iba con Pedro. Esteban y yo teníamos que recoger aún a Munir y a Miguel en el metro de Rivas.

Ya todos en la carretera de Toledo y llegando a tierras de la Sagra, comenzamos a respirar un fuerte olor a vehículo con pésima combustión. No teníamos claro si era Pedro ya que no había olido así en todo el camino y ahora llevaba un vehículo inmediatamente delante.

Tan intenso era el olor que nos alejamos de ellos para adelantarles finalmente en Cabañas de la Sagra por no entrar por Magán que se da más vuelta.

Justo salir de la A4 nos llama Paco para decirnos que se le ha parado el coche a Pedro y que no arranca.

Nos acercamos, cambiamos el remolque a la furgoneta y empujamos el coche para meterlo al pueblo. Después de echar agua y tratar de arrancarlo decidimos irnos todos juntos en la furgoneta y gestionar la recogida del coche a la vuelta.

Yo nunca había entrado desde Cabañas por lo que pregunté a los paisanos y nos indicaron como ir. Después de andar un rato por pistas de tierra apareció a lo lejos Magán… mi cerebro se shockeo y no entendía nada. Siempre me pareció que estaba pegado a la fábrica. Después de unos cuantos km por caminos muy polvorientos llegamos a una localidad llamada Villaluenga de la Sagra, donde nos aconsejaron salir de nuevo a la A4 y entrar por “Cabañas de la Sagra”???. Entonces, ¿Dónde coño habíamos dejado el coche de Pedro? Bueno ya lo buscaríamos después…

Por fin llegamos a nuestro cerro!. Para arriba con todos los trastos. Eran ya pasaras las siete de la tarde y aquello estaba muy flojo e igual de variable. Ni Pedro, ni Esteban querían salir desde arriba.

Paco rompió el hielo y mientras cataba melones bajé a estos para que volaran desde abajo, que se acercaban las ocho de la tarde y Lorenzo se empiltra temprano ya a finales de Agosto. Al subir para echar una mano a Munir, ya había salido Miguel y Paco trepaba colina arriba con todos los trastos en la mano. Aterrizó en la ladera!

Ya arriba y antes de volar Munir echo en falta sus gafas de sol. Mientras las buscaba bajé a por Munir y a por Miguel. Un vuelo más de todos y a recoger que ya se nos hacía de noche.

Nos costó dar dos vueltas para encontrar el pueblo donde habíamos dejado el coche de Pedro, que resultó ser Numancia de la Sagra. El coche se negó de nuevo a arrancar así que nos fuimos a tomar unas cervezas y unos bocatas.

Empezamos el reparto de personal y los últimos llegamos a casa a la una de la mañana.

Aun hoy Pedro anda gestionando la recogida de su coche. Esperemos que no sea nada grave. Estas son las aventuras que quedan para la historia!!! No fue un día perfecto, pero sí un bonito día, aunque algo caro para algunos…

lunes, 18 de agosto de 2014

20140809 I Ruta de Campo Real a La Muela (Guadalajara)

Buenos días compañeros!!!

Este Sábado hicimos la primera ruta a La Muela. Os adjuntamos el vídeo de Alberto donde nos relata cómo de dio.



Saludos!!!!

domingo, 27 de julio de 2014

20140726 I Ruta a Palomares del Campo (Cuenca)

Ayer hicimos unas de esas rutas largas de aventura que tanto nos gustan pero que tan de tarde en tarde cuajan.

Surgen cómo siempre sin muchos preparativos, casi como una visión que alguien contagia al resto en un momento de inspiración.

Tomas llevaba ya tiempo invitándonos a ir a su pueblo en Palomares del Campo, Cuenca, para volar por aquella zona y hacer algo de libre en Caracenilla. La propuesta era volar la tarde del Viernes, dormir allí y volar el Sábado también.

Esteban dijo: “Yo voy, pero volando desde Campo Real el Sábado”. Frase mágica que prendió la mecha aventurera y los que teníamos alguna opción de afrontar los 80km preparamos en cuatro días los ingenios que serían necesarios para acometer el objetivo, ajustes de palas, escapes, depósitos extra de combustible...

Yo, para ser fiel a mi experiencia precedente en estos viajes, salí el último (alguien tiene que grabar los vídeos...) y a la tercera, con lo que hice el vuelo completamente en solitario y sin alcance a la vista en ningún momento de compañero alguno de viaje. Para mayor amplificación de esta soledad, mi vieja radio comenzó a fallar, impidiéndome la comunicación. Lo que aquí os relato fue lo que me contaron los demás al llegar a Palomeras del Campo...

Partimos para Palomares, Esteban, Miguel Padre, Paco, Pedro y yo. Nos acompañó Felipe hasta Valdilecha. Realmente les acompañó, ya que Felipe ya había aterrizado cuando yo conseguí despegar a las 8:15h. (El resto del grupo había comenzado a salir a las 7:20h y ya estaban llegando a Estremera cuando yo pude despegar)

Gran parte del viaje lo hicimos con viento lateral del noroeste, el resto lo hicimos con viento de cara...

Algo escuchaba sobre volar cerca de las carreteras. Lo que estaba pasando era que Miguel tenía problemas con su motor y finalmente se le paró con lo que tuvo que aterrizar de emergencia cayendo en un paraje de difícil acceso cerca de la cárcel de Estremera. Esteban sacrificó la ruta y bajó con él para asegurar su recogida. (De otra forma hubiera acabado siendo pasto de la colonia de buitres que vimos poco antes de llegar a Estremera, jajaja)

Alberto, que iba a hacer la ruta en biplaza pero se durmió, y las señoras esposas de los pilotos, fueron las que realizaron la recogida con bastante dificultad. Esteban tubo que volver a despegar para buscarles desde el aire, guiarles y memorizar los caminos para hacer después la salida por tierra. Llegaron al pueblo pasada la una de medio día.

Cuando llegué a Palomares, hacia un cuarto de hora que habían aterrizado Paco y Pedro. Abajo estaba fuerte y térmico, de hecho la vela volcó a Pedro en el suelo y yo tuve mejor suerte porque me asistió Miguel hijo.

Ya todos juntos, bbq y una fideua de escándalo que se trabajó Susana, después siestas por las aceras y cafés en los bares.

A la tarde nos acercamos a Tarancón para ver y participar en un show aéreo que preparó Paco Díaz. Volaron con él Miguel hijo y Alberto, que llevaba un cámara de televisión y portaba en su trike una larga, muy larga, cinta de colores.

Paco y Miguel aterrizaron en el campo de fútbol de Tarancón.

Y esto es todo amigos!!!

20140726 I Ruta a Palomares del Campo from Sureste Paramotor on Vimeo.



Nos ha sabido a muy poco y ya estamos con ganas de nuevas aventuras...

sábado, 17 de mayo de 2014

20140515 Una tarde cualquiera en Avutardilandia.

Pues esto fue lo que pasó:

20140511 II Ruta "Castillos Segovianos Altair"

El once de Mayo los compañeros de Altair celebraron su segunda ruta a los castillos segovianos a la que asistieron una representación de Avutardos.

Tan pronto organicen el material y preparen su versión de los hechos la publicamos en el blog.
A ver si con suerte lo vemos antes de que acabe el año...

Entre tanto os vamos adelantando la crónica que ha escrito nuestro compañero Alberto Arcos.
Video y crónica 2ª Ruta Castillos Segovianos El 10 de mayo por la tarde llegamos casi todos los pilotos (30), desde SEVILLA, CÓRDOBA, NAVARRA, LEÓN, LA RIOJA, MADRID, PALENCIA, CUENCA Y SEGOVIA. Hubo vuelos de reconocimiento y puesta a punto de equipos, antes del ocaso y de ir a cenar, algunos un cochinillo espectacular, y otros... otros manjares de la zona. El día 11 adelantamos al amanecer, a las 7, el despegue, por la previsión meteo dura a partir del mediodía. Fuimos despegando, para la 1ª etapa, de 84 kms, hacia el repostaje de Cuéllar, pasando antes por la siempre sorprendente Segovia y por Turégano y su Castillo medieval y otros pueblos, sin olvidar un mar de pinares -15 kms- que a muchos se les hizo eterna, pero que supuso un desafío que todos superaron. Aunque hubo algunas bajas en el despegue (caídas y roturas de pala, ...etc, sin consecuencias graves) y en el camino, por varios motivos, habituales por otro lado, y sin importancia, ...aún así, ... llegamos 16 pilotos a Cuéllar, donde Chechu y Nuri (piloto local y esposa, que hizo la segunda etapa completa en biplaza) habían preparado un espectacular refrigerio -sopa de ajo de lujo, tortilla, café... - Tras repostar combustible y fuerzas junto a Cuéllar, fuimos despegando para hacer el 2º tramo, de 71 kms, pasando por fin por Cuéllar y encontrándonos con condiciones duras, que poco a poco iban empeorando, lo que hizo que la mayoría fuese optando por asegurar y aterrizar, casi todos -menos 3, incluyendo uno en pendular- antes de Navas. El coche escoba se quedó corto, pero el buen rollo y participación de todos -pilotos y acompañantes- resolvió las recogidas en poco tiempo, juntándonos (los que estaban ya de vuelta a casa) para una paella en el campo de Marugán. Hubo pilotos y acompañantes de todos los niveles, y todos disfrutamos de una ruta y una convivencia con un auténtico espíritu deportivo, que es, resumiendo, a lo que estamos. Desde Altair, agradecemos el apoyo de Cervezas Torquemada (Palencia), Vinos Valdesalce (Palencia), Bodegas Malaparte (Cuéllar, Segovia) y Fisioterapia Cáceres Álvarez. Y, por supuesto, muchas gracias a todos los que habéis participado en esta ruta... Para todos vosotros, este video de recuerdo, AMIGOS. Un abrazo.



Muchas gracias Alberto!!!!

lunes, 31 de marzo de 2014